Tin Tan cumple cien años

a09n1esp-1

México. En el centenario de su natalicio, el cantante y actor Germán Valdés es recordado en la ciudad de México con una exposición, mientras en Chihuahua se aprobó un proyecto para construir la sala de arte Tin Tan.

El Museo del Cine Mexicano inauguró ayer Festejando los 100 años del nacimiento del Pachuco de Oro, muestra aprobada por los hijos del cómico, Rosalía y Carlos Valdés, en conjunto con la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México y el taller Ernesto García Cabral, AC.

La exposición cuenta con fotografías, carteles de películas, arte y música. Estará montada hasta mediados de octubre y se espera que llegue a otros estados y países.

Para continuar con la celebración, en la estación Zapata de la Línea Dorada del Metro se adecua el Metrocinema, espacio que se planea esté listo la siguiente semana, que será inaugurado con algunas películas del Pachuco de oro.

Placa en su honor

Por otra parte, en Ciudad Juárez, Chihuahua, se autorizaron recursos federales por 5 millones de pesos para la construcción de la sala de arte Tin Tan. Se contempla construir el museo en la avenida Ignacio Mariscal, antes Plaza del Mariachi.

Además, el estado le realizará hoy un homenaje, en la Plaza Germán Valdés Tin Tan, ubicada en el exterior del mercado Juárez (avenida 16 de septiembre). En el acto Ya llegó su pachucote participará Antonio El Ratón Valdés, hermano de Germán, y develará una placa en su honor.

Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés Castillo, quien junto con sus pares Mario Moreno Cantinflas y Manuel Medel formó la trilogía de cómicos que hasta la fecha ha sido insustituible, nació un 19 de septiembre de 1915 en una vecindad de la actual avenida Hidalgo, en el centro de la ciudad de México, y falleció el 27 de junio de 1973.

El primero de noviembre de 1943 se anunció en los periódicos de la capital la compañía de Maulmer y Miller, en la que figuraban Agustín Lara, Miguelito Valdés, La Panchita, Tata Nacho, Mercedes Caraza, Los Calaveras, María Victoria, Meche Barba y Tin Tan, el cómico que no se parece a nadie, nuevo as del teatro en México.

Cuatro días después empezó la temporada en el teatro Esperanza Iris y el 12 del mismo mes se incorporó al elenco Cantinflas, lo que elevó la audiencia. Tin Tan ganaba 40 pesos diarios.

El 22 de noviembre, Valdés empezó a trabajar en la XEW en el programa Bocadillos de buen humor. El 12 de diciembre, al terminar la temporada en el teatro fue contratado para presentarse en el Follies y luego en El Patio, el centro nocturno más importante de los años 40.

Tiempo después realizó una temporada en centro nocturno, la cual se prolongó varios años con un éxito constante.

No pasó mucho tiempo para que fuera invitado por René Cardona para hacer un pequeño sketch en la película Hotel de Verano (1944), y una pequeña participación en la coproducción México-estadunidense Song of Mexico (1945).

Su contacto con la vida en la frontera lo empujó a llevar al personaje de pachuco al escenario. Usaba el clásico traje: amplísimos pantalones que empiezan a la altura del pecho, gruesos tirantes, una larga cadena de reloj de bolsillo atada al pantalón y sombrero de ala ancha con pluma de pavo real.

En 1945 el personaje, que fue duramente criticado por José Vasconcelos y defendido públicamente por Salvador Novo y José Revueltas, llegó a la pantalla grande con la película El hijo desobediente.

Sus primeros cinco trabajos en el cine los hizo con el director Humberto Gómez Landero, pero la consagración definitiva llegó con Gilberto Martínez Solares, en Calabacitas tiernas; así se convirtió, junto con Cantinflas, en el cómico más cotizado del país.

Hacía equipo inseparable con comediantes de gran calidad, entre los que se contaban su carnal Marcelo, Fanny Kauffmann Vitola, el enano Tun Tun y sus hermanos Ramón y Manuel.

Entre sus escenas más memorables está la protagonizada con Pedro Infante en También de dolor se canta, clásico del cine nacional.

El niño perdido (1947), El rey del barrio y Simbad el mareado (1950), El bello durmiente (1952), El vizconde de Montecristo (1954), Rebelde sin casa (1960), Chanoc (1966) y Acapulco 12-22 (1975) son algunas de las 106 películas que filmó Tin Tan, incluidos dos cortometrajes y la voz del oso Baloo, en la película El libro de la selva, y la del gato O’Malley, en Los aristogatos, ambas películas de Walt Disney para las cuales se presentó a audición.

Cuando el movimiento pachuco declinó en los años 40, el director de cine Gilberto Martínez Solares supo combinar el habla popular y humor del mexicano con la vivacidad de Tin Tan, transformándolo en un pícaro de barriada que conquistó el corazón del público; según los críticos, las comedias de Tin Tan fueron espejo fiel de una urbe que enfrentaba cambios sociales.

En la década de los 70 aceptaba papeles secundarios en series como Chanoc, El increíble profesor Zobek, La disputa y Noche de muerte.

Tiempo después padeció hepatitis, que le provocó sobrepeso y degeneró en cáncer estomacal, enfermedad que lo llevó a la muerte junto con un coma hepático.

Al morir no dejó fortuna, sólo un testamento en el cual incluía a su esposa Rosalía y a sus hijos Rosalía y Carlos.

Tin Tan grabó 11 discos y sólo recibió la Medalla Virginia Fábregas por 25 años de actividad profesional otorgada por la Asociación de Actores de México. Fue inhumado en el lote de actores del Panteón Jardín.

Tributos en todas las expresiones

Desde entonces, el legado del cómico y cantante a sido objeto de diversos homenajes, como la película Me importas tú y tú (2009). En 2010 se realizó el Gran Desfile de los Pachucos, en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En ese mismo año, en el Distrito Federal se dedicó un baile mensual en el California Dancing Club a la memoria del cómico. En mayo de ese año, en el barrio de San Ángel, en el Distrito Federal, se hizo el primer Tin Tan Fest, tributo con música, fotografías y filmografía. Participaron bandas como La Maldita Vecindad y Los Estrambóticos.

En 2012, Rafael Aviña presentó en el Museo del Estanquillo el libro Aquí está su Pachucote… Noooo!: biografía narrativa de Germán Valdés.

En 2013, el actor fue recordado a cuatro décadas de su fallecimiento con el cedé y devedé Tin Tan a 40 años.

La Fonoteca Nacional le rindió un homenaje con los boleros románticos que interpretó, así como con diálogos cómicos, sonidos de películas que acaban con una canción y con programas de radio.

En 2014, la hija del cómico dijo que espera concluir otros proyectos relacionados con su padre, como un filme animado que llevaría por nombre Wash Clear y una película biográfica basada en el libro La historia inédita de Tin Tan, en la que le agradaría que diera vida a su padre un actor desconocido.

Información y foto La Jornada.

Shortlink: