Trump exige dinero para el muro a los demócratas “hipócritas”

El presidente estadunidense, Donald Trump, aseguró ayer que fue un error haber contratado a Michael Cohen (a la izquierda), quien fue su abogado por muchos años.

El presidente estadunidense, Donald Trump, aseguró ayer que fue un error haber contratado a Michael Cohen (a la izquierda), quien fue su abogado por muchos años.

Nueva York. La guerra interna entre la cúpula política de Estados Unidos gira ahora en torno a muros, murmullos, juicios políticos y criminales, y la curiosa aceptación de que en Washington ya no se comparte una realidad basada en los hechos.

Donald Trump, en respuesta a opositores que se burlaban por su berrinche cuando amenazó con clausurar el gobierno si el Congreso no le aprueba los fondos que desea para la construcción del muro fronterizo, y recordando que él dijo que México pagaría, publicó un tuit en el que aseguró que cumplirá esa promesa, ya que nunca ha cambiado, y explicó: nuestro nuevo acuerdo con México (y Canadá), el USMCA, es tanto mejor que el viejo, muy caro y antiestadunidense acuerdo NAFTA, y que con sólo el dinero que ahorraremos, ¡México está pagando por el muro!

No explicó cómo es que está dispuesto a clausurar el gobierno federal si el Congreso no otorga los fondos para el muro, ya que, según él mismo, el muro ya lo está pagando México, señalaron algunos legisladores opositores al proyecto.

Fue hasta este jueves que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, difundió la única referencia a la llamada telefónica del miércoles con el presidente Andrés Manuel López Obrador, en la cual no hay referencia al muro. Comunicó que los presidentes hablaron sobre las relaciones positivas entre ambos países y la necesidad de abordar la migración indocumentada de Centroamérica a Estados Unidos, abordando los generadores de migración, como son la inseguridad y el estancamiento económico.

Esta tarde Trump retomó el asunto del muro y difundió un video por tuit señalando que los demócratas son hipócritas, porque habían apoyado muros en el pasado, y los llamó a evitar el cierre del gobierno (https://twitter.com/realDonaldTrump/ status/1073327086037741568/video/1). Trump exige 5 mil millones de dólares para el muro en 2019. Los demócratas han limitado a 1.3 mil millones de dólares los fondos que están dispuestos a pagar por la barda y otras medidas de seguridad.

No mencionó el asunto sobre si México pagará, pero advirtió: tenemos que construir el muro. Necesitamos seguridad fronteriza. Lo que se requiera para obtener seguridad fronteriza, yo lo haré.

Jaques legales

Mientras el muro podría o no ser pagado por el país vecino, los murmullos sobre un juicio político y/o criminal contra Trump se escuchan en todas las esquinas de Washington y otras partes del país.

Ante ello, Trump rompió el silencio sobre la condena penal de su ex abogado personal Michael Cohen, quien lo implica en delitos electorales, subrayando en entrevista con Fox News este jueves: yo no hice nada mal. Explicó: nunca le ordené que hiciera algo malo. Lo que sea que haya hecho, lo hizo solo. Es un abogado. Un abogado que representa a un cliente debería hacer lo correcto. Es por eso que se les paga mucho dinero.

Los fiscales federales han afirmando que Trump dio instrucciones directas a Cohen para hacer pagos a dos mujeres a cambio de su silencio sobre sus aventuras sexuales con el magnate. El hasta hace poco leal operador personal de Trump fue una vez más caracterizado por su ex jefe como alguien menor que hizo trabajo de muy bajo nivel y que fue un error haberlo contratado. Repitió que los cargos contra Cohen no tenían ninguna relación con él, con excepción de cargos de violación de las leyes sobre financiamiento de campañas, los cuales no deberían ser criminales y que sólo están ahí para avergonzarme.

Pero tal como ha sucedido casi todos los días, este jueves hubo más revelaciones contra el autoproclamado inocente perseguido.

Por un lado, Trump estaba presente cuando su entonces abogado Michael Cohen y el empresario mediático David Pecker conspiraban sobre cómo comprar el silencio o censurar versiones de mujeres con quienes tuvo relaciones sexuales en el pasado para evitar que dañaran su campaña presidencial, confirmó NBC News. Trump ha insistido en que nunca estuvo personalmente involucrado con ningún pago.

Pecker fue hasta ahora uno de los aliados más cercanos a Trump, y el anuncio de que su empresa, American Media Inc (cuya publicación más famosa es el tabloide de escándalos National Enquirer) está cooperando con fiscales, es muestra de que una figura más del entorno de Trump se ha volteado en su contra. La empresa confesó que pagó 150 mil dólares a una de las mujeres por su versión en exclusiva de su relación sexual con Trump, para asegurar que nunca sería publicada en ningún medio.

Por otro lado, fiscales federales en Nueva York están investigando si el comité de su toma de posesión presidencial malgastó parte de los 107 millones millones que recaudaron de donaciones, reportó el Wall Street Journal. La investigación también versa sobre si algunos donantes ofrecieron contribuciones a cambio de favores políticos y acceso al gobierno que iniciaba.

Trump hizo referencia este jueves al caso de Michael Flynn, su ex asesor de Seguridad Nacional, quien está cooperando con la investigación encabezada por el fiscal especial Robert Mueller sobre una presunta colusión de la campaña presidencial con los rusos, así como una posible obstrucción de justicia. Flynn se declaró culpable de mentir a autoridades federales sobre sus contactos con oficiales rusos. El mandatario arremetió: Le dieron un gran arreglo porque estaban avergonzados por la manera en que fue tratado. Acusó que Mueller está obligando a que la gente mienta sobre sus actividades. Quieren asustar a todos para que fabriquen historias que no son la verdad, escribió en un tuit.

Y para acabar como casi siempre, en seguida envió otro tuit en el que reiteró: todo es una cacería de brujas.

Risas y rusos

En su entrevista con Fox News, el brujo perseguido ofreció varias razones por las cuales se admira a sí mismo, entre las cuales citó: “Pienso que tengo la cara más grandiosa en la historia de la política. Tengo a gente que quiero y que me quiere, francamente eso incluye muchas mujeres…”

Una mujer que podría enredar aún más todo el cuento de la influencia rusa en la política estadunidense, aunque por ahora no ha mencionado a Trump (pero sí a sus filas leales) es Maria Butina, quien, se sospecha, es una espía.

Este jueves se declaró culpable en un tribunal federal de intentos de infiltrar a círculos políticos republicanos para influir en las relaciones con Moscú. Butina buscó establecer líneas de comunicación no oficiales con estadunidenses que tenían poder e influencia sobre la política nacional, acusaron los fiscales. Entre los grupos que infiltró están la Asociación Nacional del Rifle y el Desayuno de Oración Nacional. Su caso no está relacionado con la investigación dirigida por Mueller, pero sin duda provoca más sospecha sobre la mano rusa en la política estadunidense en esta administración.

Mientras tanto, el presidente canceló la fiesta navideña de la Casa Blanca para la prensa que cubre la fuente, una tradición de décadas.

Información La Jornada.

Shortlink: