Un millón de mexicanos, sin acta de nacimiento ni plenos derechos

Entrega de actas de nacimiento extemporáneas a una familia de Ciudad de México, a mediados de 2015.

Entrega de actas de nacimiento extemporáneas a una familia de Ciudad de México, a mediados de 2015.

En México todavía existe un millón de personas que carecen de acta de nacimiento y 60 por ciento son niños, niñas y adolescentes, la mayoría en zonas indígenas del sur del país.

En total son 527 mil 963 menores de edad que al no ser registrados son privados de su derecho a la identidad y se les pone en riesgo para acceder a derechos como educación, salud, protección, igualdad, así como al bienestar y tener las mismas oportunidades de desarrollo que tienen quienes sí cuentan con el documento.

Así lo advirtieron Julio Santaella, presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi); Christian Skoog, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), y Jorge Whea­tley, director del Registro Nacional de Población (Renapo), al presentar el informe Derecho a la identidad: la cobertura del registro de nacimiento en México.

El reto principal para abatir dicho problema en México es asegurar la gratuidad en las actas de nacimiento, aseveró Skoog. Carecer de acta de nacimiento, dijo, es factor de exclusión social, mientras que contar con ella es la puerta de entrada para todos lo demás derechos. Que casi 600 mil niños en México no la tengan, es grave.

Incluso ponderó que el acta de nacimiento tiene una función protectora para enfrentar a los potenciales delitos o situaciones que pudieran comprometer la integridad de los niños, como la trata, el tráfico de personas, la explotación en diferentes formas, adopciones ilegales o reclutamiento forzado.

El director de estadística sociodemográfica del Inegi, Édgar Vielma Orozco, refirió que la segunda razón principal que argumenta la gente para no registrar a sus hijos es el elevado costo del trámite, que oscila entre 100 y 120 pesos, elevado para personas que viven en zonas de alta marginación y pobreza. Del total de quienes carecen de acta de nacimiento, 22 por ciento se justificaron por el costo, 34 por ciento por la falta de documentos y 15 por ciento por el tiempo que invertirían en el trámite.

El director del Renapo fue insistente en que las actas de nacimiento no tienen costo ni vigencia, ya que la Constitución establece la gratuidad del registro de nacimiento, así como la primera acta que se emite.

Costos

Si bien aclaró que lo que se cobra en las oficinas del registro civil de estados y municipios son las copias o la búsqueda de los datos, mencionó que el gobierno actual trabaja para asegurar el registro universal, oportuno y gratuito, así como para que el costo de las copias disminuya o desaparezca.

Precisó que este año se destinarán 37.5 millones de pesos a estados y municipios para fortalecer el derecho de identidad de niños y adolescentes. La información para confirmar la gratuidad del registro y la primera copia se cumple en la mayoría de los estados y las 5 mil oficinas de registro civil que existen en el país, dijo, pero seis entidades quedan pendientes de hacerlo (Baja California, Baja California Sur, Tabasco, Quintana Roo, Yucatán y Sonora).

La carencia del acta de nacimiento se acentúa en comunidades de los estados del sur del país, como Chiapas, Guerrero y Oaxaca, donde predomina la población indígena y cuyas comunidades se encuentran aisladas.

Vielma Orozco mencionó que más de la quinta parte de la gente sin acta de nacimiento, es decir, 22.7 por ciento son indígenas en municipios con altos índices de marginación y de 190 mil localidades analizadas, en 113 mil o 60 por ciento del total tienen baja accesibilidad, la mayoría ubicadas en zonas serranas del sur del país.

A escala nacional menos de la mitad de los niños (45 por ciento del total) son registrados en los primeros dos meses de vida, pero en Chiapas y Oaxaca esto ocurre sólo con 14.6 y 21.1 por ciento de los bebés.

Información La Jornada.

Shortlink: