Unos 40 detenidos en Chechenia sospechosos de ser homosexuales

chechenia marcha lgtbi

Moscú. Con un balance de dos víctimas mortales, muchos desaparecidos y un número indeterminado que se vio obligado a huir de Chechenia en lo que va de año, la comunidad LGBTI rusa de nuevo pone el dedo en la llaga de la persecución en esa república norcaucásica, donde sus habitantes no tienen derecho a elegir sus preferencias sexuales.

En Chechenia –afirmó este martes Dzhambulat Umarov, ministro de Información de esa entidad de la Federación Rusa, cuya lealtad al Kremlin es proporcional al margen de libertad de hacer lo que le venga en gana a su dirigente, Ramzan Kadyrov, patente de corso que se le otorga desde Moscú–, no se persigue a los homosexuales por la sencilla razón de que ahí no existe ninguno.

No hay que sembrar las semillas de la sodomía en la tierra sagrada del Cáucaso. Eso sólo funciona en la degenerada Europa, donde reina el nihilismo, donde nada importa lo que es más natural y se acepta sólo lo que es contrario a ello, ahí sí que brotan esas semillas. Por eso, dejen en paz a la República de Chechenia donde nadie persigue a nadie, ¿dónde están (los homosexuales)?

Umarov, en funciones de portavoz de la moral y las buenas costumbres en Chechenia, precisó que en el Cáucaso todo, y en su república, la homosexualidad no se admite de ninguna manera, ni de modo mental, ni ideológico, ni fisiológico pues no existe como fenómeno en el suelo checheno.

Según él, quienes se ven forzados a pedir asilo en Europa son unos impostores que compran documentos de identidad chechenos y que se dicen adeptos del movimiento LGBTI para obtener de inmediato un trato privilegiado.

“Si eres gay y dices que te persiguen –prosigue el vocero del gobierno checheno– cualquier país te recibe con los brazos abiertos. Al parecer algunos quieren establecer un signo de igualdad entre ‘checheno’ y ‘homosexual’, fracasarán en el intento.”

Desde diciembre anterior, de acuerdo con datos de la red LGBTI rusa, cerca de 40 mujeres y hombres fueron detenidos en Chechenia bajo sospecha de ser gays, de muchos de ellos no se ha vuelto a tener noticias y dos personas, con toda seguridad, murieron por la impunidad de que gozan los guardianes de la moral pública a la hora de contribuir a demostrar que no se persigue a los homosexuales en Chechenia porque ahí simplemente no hay.

Información La Jornada.

Shortlink: