Vandalizan por segunda vez la escultura la vagina de la reina en Versalles

a08n1cul-1

París. París.

La monumental escultura Dirty Corner, del artista Anish Kapoor, instalada en los jardines del Palacio de Versalles, cerca de París, fue de nuevo vandalizada ayer, acto condenado por el presidente François Hollande.

La obra, una trompa de acero de connotaciones sexuales apodada la vagina de la reina por la prensa, está expuesta junto a otras obras del artista de 61 años desde el 9 de junio en Versalles, uno de los lugares más turísticos de Francia.

La escultura sufrió deterioros en junio y ayer fue recubierta de inscripciones con pintura blanca en defensa de la monarquía y con mensajes antisemitas.

El presidente François Hollande denunció el acto, expresó su solidaridad y reiteró su apego indefectible a la libertad de creación que tiene su lugar en los lugares más prestigiosos de nuestro patrimonio, según un comunicado de la presidencia.

Este acto de una violencia intolerable contra la obra de un artista internacional me escandaliza, dijo Catherine Pégard, la directora del establecimiento.

Estoy escandalizada por el uso de referencias abominables contra la obra de un gran artista internacional y contra el castillo de Versalles y contra la cultura en general, añadió.

Sin embargo, el artista dijo que no quiere que estas inscripciones sean retiradas. Tras la primera degradación, tuve dudas sobre si retirarlas o no. Esta vez estoy seguro de que no hay que retirar estos insultos, estas palabras propias del antisemitismo, declaró el artista al diario Le Figaro.

“De ahora en adelante, estas palabras infames forman parte de mi obra, la superan, la estigmatizan en nombre de nuestros principios universales (…) Dirty Corner quedará así (…) y así será expuesta a los visitantes y turistas de Versalles”, añadió Kapoor.

Tendencia ultraconservadora

La escultura Dirty Corner (Rincón sucio) está instalada en la avenida principal de los jardines del Palacio de Versalles y tiene la forma de un túnel de acero oxidado de 60 metros de largo que se abre de manera muy sexual, según el artista angloindio.

El túnel está rodeado de excavaciones y de enormes bloques de piedra, algunos pintados de rojo.

Kapoor afirma sin embargo que nunca utilizó la expresión vagina de la reina.

La ministra francesa de la Cultura, Fleur Pellerin, fue ayer por la tarde al Palacio de Versalles para constatar los daños.

Vandalizar una primera vez la obra de Anish Kapoor era ya intolerable, una violación a la libertad de creación, que condené firmemente, declaró la ministra. Pero los mensajes antisemitas en este segundo acto de vandalismo la hacen aún más insoportable, agregó.

La policía urbana de Versalles, ciudad conocida por su tradicionalismo, está a cargo de la investigación.

Conocemos a algunas personas de tendencia ultraconservadora, tenemos algunas ideas sobre personas que tienen ese perfil, dijo una fuente cercana a la investigación, citando un mensaje a la tendencia monárquica.

El Palacio de Versalles ha abierto sus puertas en los recientes años al arte contemporáneo y a algunas exposiciones, como las de Jeff Koons (2008), Takashi Murakami (2010) o Joana Vasconcelos (2012) en los aposentos reales, lo que despertó controversias.

Información y foto La Jornada.

Shortlink: