Vecinos de Cuautitlán Izcalli, de nuevo en medio de aguas negras

inundación

México. En menos de una semana, la presa El Ángulo se desbordó por segunda ocasión. Sus aguas negras y pluviales inundaron unas 300 viviendas del municipio de Cuautitlán Izcalli, donde el líquido alcanzó más de un metro de altura. Se trató de un desfogue controlado del embalse, informó José Manzur Quiroga, secretario de Gobierno del estado de México

Unas mil personas, entre ellas elementos del Ejército Mexicano y empleados de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de la Comisión de Aguas del Estado de México (CAEM), de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) y del municipio llegaron la noche del lunes a las colonias Plan de Guadalupe, Ejidal San Isidro, Ampliación San Isidro y la unidad habitacional Niños Héroes para auxiliar a las familias afectadas.

La presa es una cascada; está peor que la semana pasada, dijo Ana Lucero Sánchez, vecina, luego de informar que durante la madrugada el agua desbordó la cortina de la presa e inundó su casa, en la colonia Ejidal San Isidro.

Aseguró que el organismo operador de aguas colocó una costalera a la entrada del embalse y tapó una salida, por lo cual el derrame se fue hacia las casas.

En la unidad habitacional Niños Héroes, el agua derrumbó un muro y anegó calles y viviendas. En Ejidos de San Isidro el golpe de la corriente abrió las puertas de las casas y entró en segundos. El patio de una escuela amaneció inundado. Decenas de familias sacaban con escobas lodo de sus casas.

Nos usan de cañería

Autoridades estatales y municipales enviaron camiones cargados de tepetate y arena, que depositaron fuera de la unidad habitacional Niños Héroes, adonde llegaron decenas de vecinos que con palas llenaron costales y en automóviles, carretillas o cargando se los llevaron para hacer diques a la entrada de sus casas, patios y calles.

Desesperados, apenas colocaban los bultos en sus puertas, el agua volvía a entrar. Algunas mujeres lloraban. Nos usan de cañería a cielo abierto, comentó una.

Manzur explicó que el mal tiempo continuará, y por ello desde el martes se colocan costales en los extremos de varias calles para conducir el desfogue hacia el canal de aguas negras del Emisor Poniente, ubicado aguas abajo.

Elementos de la CES rellenan con tepetate 30 mil costales para formar diques en la calle Quetzal, en la colonia Ejidos de San Isidro. Es como el cauce de un río para llevar el agua de esa presa al Emisor Poniente, sin que inunde más viviendas. Pero todo puede suceder en las próximas horas, explicó José Manzur.

Estamos aquí por instrucciones del gobernador (Eruviel Ávila) para ver cómo ayudamos a que (los damnificados) la pasen menos mal, comentó.

Tenemos que ser muy claros con la población: existe la posibilidad de que tengamos más lluvias en la zona y de que se tengan que abrir las compuertas de la presa para evitar un mal mayor, que pudiera ser que reventara una parte de la presa. Es algo que técnicamente se está estudiando, detalló el funcionario.

Por la madrugada, en Tultitlán se rompió una represa pluvial en la parte baja de la Sierra de Guadalupe y el arrastre de agua, lodo y piedras afectó 160 casas de la colonia Ampliación Buenavista.

En Manzanillo, Colima, las lluvias fueron de 157.4 milímetros, equivalentes a las que provoca un ciclón, informó Javier Barajas López, director de operación de la comisión de agua potable de la ciudad.

La presidenta municipal, Gabriela Benavides Cobos, señaló que las áreas más afectadas fueron la delegación Salagua y el Valle de las Garzas.

Estamos trabajando con maquinaria en los barrios 4 y 5, donde el agua se descargaba por dos vías y actualmente sólo lo hace por una, y eso afectó a los vecinos del barrio 4 (Valle de las Garzas).

En el municipio de Coquimatlán, cuatro integrantes de una familia, entre ellos un bebé de un mes de nacido, quedaron atrapados en la creciente de un río y fueron rescatados por brigadistas de Protección Civil.

En Jalisco, la temporada de lluvias ha afectado superficialmente 537 viviendas, 64 negocios y tres escuelas, informó Trinidad López Rivas, titular de Protección Civil y Bomberos de Jalisco.

Aseguró que en dos semanas tres personas han sido arrastradas por arroyos; en 2013 fueron 19 víctimas, 10 en 2014, 13 en 2015 y siete en 2016.

Información La Jornada.

Shortlink: