Vecinos de Teotihuacán exigen parar saqueo de materiales para el NAICM

La extracción de material pétreo en la mina el Temeyo, para las obras de  construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México, ha causado daños en un 50 por ciento del cerro de Ocuilán, municipio de Teotihuacán, acusaron habitantes .

La extracción de material pétreo en la mina el Temeyo, para las obras de construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México, ha causado daños en un 50 por ciento del cerro de Ocuilán, municipio de Teotihuacán, acusaron habitantes .

Teotihuacán, Méx. Vecinos de cinco comunidades de Teotihuacán demandaron a las autoridades detengan la extracción de materiales pétreos de la mina del Temeyo, en el cerro de Ocuilan, ubicado en este municipio, debido a la devastación ecológica que ha provocado y por los daños en alrededor de cien viviendas a causa de las explosiones.

El material extraído es utilizado para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), por lo que denunciaron que la explotación de basalto aumentó en días recientes. Además, la mina funciona sin los permisos correspondientes.

Antes de las elecciones del primero de julio los trabajos en la veta disminuyeron, pero ahorita son constantes. Hace una semana hubo una explosión que cimbró nuestras casas y derribó parte del cerro. Ya lo destruyeron en más de un 50 por ciento, afirmó Miguel Ángel García Alonso, vecino de la comunidad La Nueva Evangelista.

Recordó que desde septiembre de 2016, las empresas Estrella y Porvenir comenzaron con la explotación de la mina, localizada a unos seis kilómetros del centro de Teotihuacán. Actualmente, día y noche se escuchan las máquinas trabajar, y es frecuente el paso de camiones pesados.

Arrasaron con especies como biznagas, abrojo, palo dulce, nopal maguey y planta de xoconostle, incluso ya no se ven zorras, liebres, conejos, ardillas, palomas, serpientes o pájaros, como el cenzontle y las codornices. Es una devastación total, expresó.

Refirió, además, que hay al menos cien viviendas afectadas a causa de las detonaciones por explosivos que se usan para la extracción de materiales. En mi casa los muros y techos están dañados. Las explosiones cimbran las casas, se siente que se mueve todo y ya estamos hartos de esta situación, dijo García Alonso.

Las comunidades afectadas por las explosiones, dijo, son La Nueva Evangelista, San Juan, Maquixco, Palomar y Atlatongo. Las viviendas más cercanas se ubican a 200 metros de la mina.

Los colonos afirmaron que han solicitado en varias ocasiones a las autoridades municipales que regulen o detengan la operación de la mina el Temeyo; pero nada han hecho. Pidieron a los responsables de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, a la Secretaría de la Defensa Nacional y a Protección Civil acudan a supervisar la explotación del cerro y la mina.

Apenas el 23 de julio pasado, en un documento, más de 280 organizaciones sociales, campesinas, estudiantiles y colectivos, entre otras, entregaron a la federación un manifiesto de los pueblos de la cuenca del valle de México en el que exigieron cancelar el NAICM.

Entre otros temas, advirtieron de la explotación indiscriminada de más de 160 minas en la región que rodea al ex lago de Texcoco, sitio donde se edifica la terminal aérea.

La mina del Temeyo forma parte de esas 160 minas de tezontle y basalto que son explotadas, la mayoría sin los permisos correspondientes, en 15 municipios de esa zona.

Las organizaciones destacaron que las obras del NAICM comprenden la construcción de una capa de 12 metros de espesor de tezontle, para lo cual han requerido de 64 millones de metros cúbicos de ese material. Además de una capa de 12 metros de espesor de basalto.

Esto con el propósito de exprimir la enorme cantidad de agua que hay en el subsuelo del lecho del ex lago de Texcoco, de ahí que han devastado alrededor de 180 cerros en la Cuenca del Valle de México.

Información La Jornada.

Shortlink: